CALEIDOSCOPIO

“Lo que soy” versus “lo que desearía ser” por Lic. Analia Arrihi

Gran parte de nuestro sufrimiento psicológico proviene de un malentendido. Surge de una lucha, un enfrentamiento interno entre dos fuerzas antagónicas: “lo que soy” versus “lo que desearía ser”.
Casi sin que nos demos cuenta, en nuestra mente se instala un campo de batalla y vamos por la vida, en medio del fuego cruzado, sin comprender nunca por qué nos pasa lo que nos pasa. Esa lucha interna, tarde o temprano se va reflejando en diferentes sucesos de nuestra vida cotidiana, especialmente en nuestros vínculos más cercanos.

La salida de este laberinto existencial tiene más de un atajo. La liberación del ego es una puerta posible para quienes están camino a la iluminación. Mientras tanto y para muchos otros, existen maneras de aprender a convivir mejor con nuestro “yo” en el transcurso de esta vida terrenal. Se trata de lograr que ese ego infantil y carente por definición, madure. Que lentamente despierte del condicionamiento que arrastra y, un buen día, con viento a favor y un profundo trabajo evolutivo consciente, llegar a trascenderlo.

El Dr. Noberto Levy, reconocido psicoterapeuta humanista transpersonal describe este mecanismo como el “desacuerdo interior”, sus raíces en la ignorancia existencial del ego y hace años se dedica a enseñar cómo abordarlo terapéuticamente. Para Levy “el ser humano padece como consecuencia de sus intentos ignorantes de producir bienestar” y lo que propone desde esta visión es darle inteligencia a ese deseo de bienestar y completud del ego (al que denomina el “cambiador”), dado que, “tan cierta como su ignorancia manifiesta es también su profunda sabiduría potencial, es decir su capacidad de aprender”. Hay una parte de nosotros que quiere cambiar a otra, con sus mejores intenciones, pero generalmente por medios que la llevan una y otra vez al fracaso y la frustración.

Cuando “lo que deseo ser” actúa con la ignorancia de su inmadurez, se enoja, se resiste, patalea, presiona, manipula y, obviamente, no logra  la verdadera transformación anhelada (ni adentro ni afuera) generando daño y confusión, o sea, sufrimiento psicológico.

Ahora bien, si a ese misma voz interna que quiere cambiar, le damos un lugar para que hable, le enseñamos cómo expresar lo que siente, cómo pedir lo que necesita, con paciencia y lúcida dedicación, puede alcanzar una cierta sabiduría y convertirse en un eficaz colaborador de la vida.  Si le damos las herramientas adecuadas y un contexto amoroso, seguro y compasivo, ese mismo ego infantil puede ir transformándose en conciencia asistencial al servicio de la plenitud y el desarrollo personal.

Todos sabemos que llegar a un acuerdo real, en donde cada una de las partes quede medianamente conforme y tranquila es una ardua tarea. Como toda negociación, requiere altas dosis de escucha, tolerancia, apertura, tiempo, flexibilidad y un ingrediente esencial cuando se trata con el dolor humano: compasión.

Este martes a las 17hs. por Mantra FM en la sección “Mujeres que despiertan” seguiremos conversando y compartiendo experiencias con nuestros desacuerdos internos y cómo trabajar con ellos a favor del crecimiento y la evolución personal.  Los esperamos!

Lic. Analía Arrighi

www.almaplena.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s