CALEIDOSCOPIO, Consultoría Online, PARA HACER JUNTOS, Quien soy y mi hacer en el Mundo

El counseling y las inteligencias múltiples


1379229_10201920497641273_1831922843_n-1

El Counseling es un espacio de relación de ayuda que apoya y fomenta el desarrollo de toda la inteligencia y recursos creativos que están dentro de una persona.

Nuestra imperante educación racional nos confunde en cuanto a creer que los conflictos existenciales se pueden solucionar de manera racional como si fuera un problema matemático, donde puedes sumar, restar, dividir, multiplicar, y manipular la situación, a tí mismo y a las personas de tu entorno para conseguir un objetivo de bienestar.

Esta manera de mirar, tan extendida en nuestra sociedad, es una visión muy reducida de la complejidad del ser humano y aunque no produce resultados eficientes con la vida, es muy común insistir en tratar de controlar, y manipular a las personas, a nosotros mismos, y a las situaciones con el fin de estar mejor.

El empeño del uso de un sólo tipo de inteligencia para gestionar la vida nos conduce a ignorar todo nuestro potencial creativo para conseguir nuestro desarrollo personal y profesional y obtener en la vida niveles más altos de satisfacción.

La educación recibida a lo largo de un proceso académico que dura muchos años, además de la cultura donde nos movemos, las relaciones con nuestros familiares cuando somos niños y vamos creciendo, dificulta el descubrimiento, entrenamiento, y florecimiento de la multiplicidad de nuestra inteligencia como seres humanos. Por eso es tan importante buscar el aprendizaje de esta parte de nosotros para completarnos, y darle sitio a nuestras emociones como aliados orgánicos que nos van a mostrar quienes somos realmente, qué nos importa verdaderamente y nos proporcionarán una información valiosa sobre cómo podemos obtener mayor bienestar y satisfacción en nuestra vida.

El Counseling atiende todos los tipos de inteligencia de una persona en la sala de trabajo. Según la teoría de las inteligencias múltiples de  Howard Gardner, existen 8 tipos de inteligencias diferentes:  lingüístico-verbal, lógico-matemática, visual-espacial, musical, corpóreo-cinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista.

Para afrontar los conflictos existenciales, este abordaje de la relación de ayuda – Counseling- trae a la conciencia todos los recursos posibles que posee una persona, los que conoce sobre sí y que normalmente usa y otros que no usa normalmente pero que están necesitados de ser activados y que el proceso terapéutico posibilita el contacto con ellos para actualizarnos y sacarlos del sótano donde permanecían inutilizados, pese a su gran valor para completar la vida y fomentarla.

En un trabajo terapéutico de Counseling se expone el conflicto o problema existencial que está poniendo en crisis o dificultando a una persona. Esta exposición inicial es una expresión verbal que podría incluir también una expresión de emociones, una expresión corporal – no verbal – a través de un movimiento que sintetizara el problema, una reflexión sobre las pérdidas y ganancias de este asunto, etc. A partir de aquí, de este contacto inicial con el problema planteado, se busca una “solución” existencial que puede incluir una intensificación de la expresión emocional y el contacto con este estado para que la emoción por sí sola se convierta en un movimiento de transformación donde se inicia en un punto y se concluye en un lugar completamente diferente, de mayor ligereza de la carga emocional y que proporciona un espacio para la comprensión cognitiva.

También el desarrollo del trabajo puede incluir la expresión corporal usando todo el espacio para el movimiento, o bien puede incluir una profundización en la escucha dándole voz a partes contrarias de nosotros mismos que están en una lucha interna, para ello usamos una escenificación vivencial que estimula el trabajo con el cuerpo, la mediación con diferentes voces dentro de nosotros, usando la personificación y dramatización de diversas visiones que existen en nuestro interior.  Igualmente es posible experimentar para encontrar respuestas internas con la música, el arte, trabajos con las manos, y por supuesto la relación interpersonal que existe entre el cliente y el counselor, o el resto del grupo(si el trabajo se realiza en grupo).

El Counseling pone en juego y favorece el desarrollo de la máxima creatividad para atender y apoyar la vida de un cliente que solicita iniciar un proceso de relación de ayuda. En este sentido supone una verdadera reeducación para el reconocimiento y expansión del potencial humano, atravesando los límites arcaicos de la sobrevaloración dominante de la inteligencia racional.

Recientemente Mario Fernández Alameda -presidente de AECO- incidió en una conferencia sobre la necesidad de preguntar al cliente en una atención terapéutica sobre qué cree que le está pasando, y de esta manera devolverle el poder de encontrar respuestas dentro de sí mismo, a través de todos los recursos internos que posee y que no está optimizando en su beneficio existencial, y así desde este enfoque proporcionar soporte a la diversidad de inteligencias que afortunadamente tenemos los seres humanos.

Fuente: AECO

Anuncios
CALEIDOSCOPIO

Hoy celebro mi cumpleaños


12038544_10207034487607826_2090639329122270316_n

Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.
Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad.
Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo.
Ser feliz es una decisión, no nos olvidemos de eso.
Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: A aprender a amar, a dejar huella y a ser felices.
En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:
Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo, sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo, de lo cual debemos deshacernos, y no como el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos…
Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.
El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos. Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida.
Nuestras casas, independientes de los recursos, se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.
Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual.
Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.
Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.
Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.”

Mamerto Menapace
Monje benedictino y escritor argentino.

#pupilarroude #counseling #desarrollopersonal #coachespiritual

Consultoría Online, PARA HACER JUNTOS, Quien soy y mi hacer en el Mundo

Counseling y poder personal


La relación de ayuda entre un counselor y su consultante es un espacio y tiempo para el despertar de la conciencia, donde es posible reconocer el carácter o ego como un programa defensivo, automático, repetitivo, anclado en el pasado, y darle voz y presencia a otras partes personales que han estado sometidas, evitadas, reprimidas, rechazadas, ignoradas, dormidas o aletargadas.

La escucha que se genera en el Counseling permite al consultante escuchar las voces más importantes de su interior, y en este proceso descubre que esa identidad que se había formado sobre sí mismo -basada fundamentalmente en su carácter -no expresa su verdadero ser, no expresa realmente lo que es. Con esta percepción ampliada sobre sí mismo empieza a redescubrirse y a darse cuenta de que hay otras partes de sí mismo que también le pertenecen y que aportan recursos imprescindibles para gestionar su vida.

Soltar la identidad con el carácter es un trabajo que entraña una gran dificultad, puesto que la persona se ha acostumbrado a moverse a través de respuestas automáticas y conocidas. Sin embargo durante las crisis, el carácter se inflama y genera mucho sufrimiento: es aquí donde descubrimos que no tiene sentido responder siempre de la misma manera a las incomodidades de la vida, porque cada instante es único y requiere respuestas creativas y no sirven las respuestas reactivas y condicionadas por el pasado.

En la sala de trabajo interno una persona tiene la oportunidad de verse a sí mismo y darse cuenta cómo el programa egoico -que se forma como una estructura defensiva cuando somos niños -limita su experiencia vital y le impide vivenciar una libertad de elección real y consciente.

Como dijo Mario Fernández, presidente de AECO

#pupilarroude #counseling #desarrollopersonal #coachespiritual

Consultoría Online, PARA HACER JUNTOS, Quien soy y mi hacer en el Mundo

👓Counseling: un espacio para tomar decisiones👓


1379229_10201920497641273_1831922843_n-1

La relación de ayuda que ofrece el Counseling proporciona un espacio y tiempo para tomar decisiones. Este lugar que se crea entre el consultante y el counselor explora los costes y beneficios de cada elección, superando la creencia de que existe algo correcto y algo equivocado en las elecciones vitales que la persona toma. Por eso el mismo acto de decidir es un trabajo de conciencia que reeduca al consultante y lo acerca al contacto con su realidad. Ya que no existen lo errores cuando se elige el siguiente paso que dar en un momento de la vida, simplemente cada decisión conlleva un precio a pagar y una ventaja a recibir, y valorar este balance de costes y beneficios es imprescindible para darse cuenta de todo el proceso de elección, despertar a la realidad y a la responsabilidad de construir paso a paso la configuración de nuestra existencia. La creencia de que existe una opción que es la correcta en la elección separa a la persona del contacto con su necesidad. Intentar elegir la “opción correcta” pone a la persona en un laberinto mental donde se piensa en términos de bueno y malo en sentido general, como ideales.

Con el counseling trabajamos con el contacto emocional y la información que nos proporcionan las emociones sobre lo que le sienta bien y lo que le sienta mal a la persona que necesita tomar una decisión. Apoyando una brújula para la orientación por la vida con la que el consultante aprende a decidir en favor de su bienestar y a soltar el juicio de lo malo y lo bueno, ya que este juicio está basado en creencias, moral, introyectos, deberías, ideales de cómo debe ser la vida y se convierte en una distorsión a la escucha de las necesidades reales y el movimiento hacia la satisfacción. El aprendizaje del autoapoyo es largo y requiere atención, observación, compromiso, y experimentación. Acostumbrados a atender el discurso mental de cómo debe ser la vida, se requiere volver al cuerpo e integrar una comunicación con él basada en la escucha y la sensibilidad. Es en el cuerpo dónde sentimos nuestras emociones que están totalmente enlazadas con las sensaciones físicas.

De esta manera es más eficaz en el enfoque existencial observar mi dolor de estómago que realizar una exigencia que me impongo desde la creencia mental. Desde esta sensación física podemos emprender un viaje que nos conduzca al contacto emocional, a su expresión, y una vez escuchada esta emoción, la persona se puede preguntar ¿qué quiero hacer con esto que siento? y puede valorar los precios y las ganancias de cada decisión, puede probar un camino y verificar qué le devuelve, si le satisface o no. En el proceso de tomar decisiones un recurso muy valioso es el uso de la imaginación. A través de la fantasía el cconsultante puede explorar qué pasaría si elige hacer algo, desarrollar con la imaginación y el acompañamiento del counselor una fantasía detallada sobre los posibles escenarios. Todo esto moviliza intensamente la emoción y despierta la intuición y la creatividad, se construye la posibilidad en el escenario de la sala de trabajo y la persona se pone en contacto con sus opciones con la seguridad que ofrece el espacio del counseling. Todo esto le ayuda a encontrar el apoyo dentro de sí mismo y a tomar riesgos en su vida. Fuente: AECO

#pupilarroude #counseling #desarrollopersonal #coachespiritual

Consultoría Online, PARA HACER JUNTOS, Quien soy y mi hacer en el Mundo

Counseling, mi hacer en el mundo


1379229_10201920497641273_1831922843_n-1
 
El Counselling o Consultoría Psicológica es una relación de ayuda entre un profesional (counsellor) y un consultante que siente que necesita aprender a manejar sus problemas de una manera diferente a lo que venía haciendo hasta la fecha. El Counsellor ayuda a la persona a explorar sus dificultades, profundizar en como le afectan, buscar nuevos enfoques o recursos y pasar a la acción cuando esté preparado.
El Counselling no es dar consejos, es un acompañamiento involucrado, que permite al consultante disponer de un espacio donde se siente escuchado atentamente, no se sienta juzgado y perciba que el counsellor se sabe colocar en su lugar y entenderle, facilitándole que encuentre la solución a sus problemas.
El counsellor tiene una actitud respetuosa, empática, no juzgadora creando un clima de diálogo con el consultante de forma que le permita aclararse sobre los problemas o dificultades que trae a consulta y así encontrar recursos para la solucionarlos, aprendiendo a tomar su propia iniciativa y responsabilidad.
13083339_116150692122966_1384941775539258572_n
Objetivos del Counseling
El objetivo fundamental es aprender a estar bien consigo mismos y con los demás. Desarrollar la autonomía e independencia explorando cuáles son las necesidades y cuales son los recursos personales y sociales del entorno que se pueden movilizar.
El counsellor ofrece una escucha activa para que las personas con dificultades o problemas, en cualquier etapa de su vida, consigan mejorar su relación consigo mismas, desarrollar sus potencialidades, y así mejor relacionarse con los demás.
El counsellor, como profesional de la salud, entiende que ciertas dificultades psicológicas de las personas, incluyendo los conflictos interpersonales que forman parte del proceso normal de la vida, no constituyen patología. En este sentido el counselling se diferencia de la psicología clínica en que el counsellor es un facilitador del proceso del consultante y no presupone, en ningún momento, que el consultante es un enfermo al que hay que tratar sino una persona que tiene dificultades puntuales. El counsellor no persigue un propósito curativo ni suele referirse a sus consultantes como “pacientes”, sino que son “consultante” que quieren aprender a estar mejor solucionando problemas y tomando decisiones en cualquier ámbito de la vida. Fuente: Victoria Cadarso
CALEIDOSCOPIO

“Escuchar compasivamente alivia el sufrimiento”


meditacion-16-de-enero

Cuando una persona habla llena de ira, es porque está sufriendo mucho. Y al estar sufriendo tanto, se llena de amargura. Siempre está dispuesta a quejarse y a culpar a los demás de sus problemas.
Por eso te resulta tan desagradable escucharla e intentas evitarla.
Para comprender y transformar la ira, debemos aprender la práctica de escuchar compasivamente y de hablar con afecto.
Todos debemos aprender a escuchar atentamente.
Así podremos orientar de forma muy concreta a los que acuden a nosotros para pedirnos ayuda para restablecer la comunicación perdida.

Si escuchas con compasión a una de esas personas, quizás alivies un poco el sufrimiento que siente; sin embargo, aunque lo hagas con la mejor intención del mundo, no podrás escucharla profundamente hasta que no hayas practicado el arte de escuchar compasivamente.

Si eres capaz de sentarte en silencio y escuchar con compasión a esa persona durante una hora, podrás aliviarla de mucho sufrimiento. Escúchala con un único objetivo: para que pueda desahogarse y sufra menos.

Durante todo el tiempo que la escuches, mantén viva tu compasión.
Mientras lo hagas, has de estar muy concentrado. Debes centrarte en la práctica de escuchar con toda tu atención y todo tu ser: con ojos, oídos, cuerpo y mente.

Porque si sólo finges estar escuchando sin poner el cien por cien de ti mismo, esa persona lo sabrá y no podrás aliviar su sufrimiento.
Si sabes cómo practicar el respirar conscientemente y puedes mantenerte centrado en el deseo de calmar su sufrimiento, podrás conservar tu compasión mientras la escuchas.

El escuchar compasivamente es una práctica muy profunda. No escuchas para juzgar o culpar, sino simplemente porque deseas que esa persona sufra menos.Al escuchar ayudas a transformar su ira y su sufrimiento.

Thich Nhat Hanh
La Ira, el dominio del fuego interior