CALEIDOSCOPIO

LAS ANCIANAS CONFÍAN EN LOS PRESENTIMIENTOS

fotografa-rumana-capta-la-belleza-en-mas-de-45-paises-11-730x486

Las ancianas confían en su instinto por lo que respecta a personas y principios. Es una confianza que aumenta a medida que una se vuelve más vieja y más sabia, es decir, que aumenta a partir del aprendizaje de la vida. Una dolorosa lección tomada a pecho hace mella en nosotras. La mujer madura se reirá con tristeza ante el agudísimo comentario de Isabel Allende, que pone en boca de una abuela que sale en su novela La ciudad de las bestias: «La experiencia era aquello que aprendiste justo después de necesitarla». (¡Amén a eso!) Al revisar todo lo aprendido, son muchas las mujeres que se dan cuenta de que apenas contaban con pistas que les sugirieran que estaban viviendo situaciones potencialmente peligrosas, o bien que fueron impulsivas e irresponsables. Incluso hay quien reconoce que mostró indiferencia frente a un sentimiento incómodo, o hizo caso omiso de la punzada del miedo, y que en lugar de mostrarse maleducada, alocada, esnob, interesada, egoísta o ignorante, eligió convertirse en una víctima. Una mala experiencia proporciona una buena dosis de sabiduría a la mujer que se convierte en anciana: esto es una nueva forma de discriminar a la mujer que no se ha vuelto más sabia gracias a la experiencia. A medida que maduramos, poseer el suficiente instinto como para saber en quién confiar y de quién no fiarse resulta especialmente importante. Hay estafadores que buscan su presa entre las mujeres ancianas a las que con correspondencia engañosa y llamadas dulzonas intentan vender gangas. La falta de sinceridad de la expresión “confíe en mí” reina por doquier. Por suerte, confiar en nuestros instintos es algo que mejora con la práctica. La mujer que presta atención a la anciana que lleva en su interior puede mostrarse educadamente grosera y decir: «No, gracias», para, acto seguido, colgar al interlocutor de turno sin escuchar ni una palabra más. Puede cambiar de médico o abogado, o bien buscar una segunda opinión cuando “presiente” que es necesaria otra consulta. No contrata a nadie, ni lo mantiene en su puesto de trabajo, cuando percibe una cierta incomodidad, o advierte que se trata de un carácter negativo. Hace caso de la sensación que la embarga cuando siente que corre peligro si se queda donde está, o bien reconoce que algo pasa cuando manipulan sus sentimientos. Una mujer sabia se conoce a sí misma, y la experiencia le ha enseñado a prestar atención a esta clase de mensajes que provienen de ella. Conoce la diferencia entre tropezarse con una señal de advertencia y ser por naturaleza cautelosa. La intuición de la mujer ha sido muy calumniada. Es una forma de sabiduría que tiene que ver con los seres vivos, las plantas, los animales, las personas, la enfermedad, el nacimiento y la muerte. También está relacionada con el hecho de mostrarse receptiva a la energía y a otros dominios invisibles. Una mujer normal y corriente que asiste a una persona moribunda echa mano de la sabiduría de la anciana pues sabe de un modo instintivo o intuitivo lo que tiene que hacer. Esto guarda cierto paralelismo con un gran número de madres primerizas que son sabias en un sentido materno, algo que es tan común y que pasa inadvertido, hasta que una madre joven se niega a seguir el consejo de una autoridad en la materia porque una vocecita interior le dice que eso, en concreto, no le conviene a su hijo. Las credenciales y las recomendaciones son algo que las ancianas valoran y tienen en cuenta a la hora de tomar una decisión y depositar su confianza en alguien que vaya a cuidar de ellas, de su salud y de sus bienes. Se basan en la capacidad, la personalidad y la compasión que advierten en sus cuidadores y directores, pero también en algo más que “parece que encaja” en estas personas. Es una conexión anímica o, como diría el filósofo Martin Buber, una relación «tú y yo», que es ese profundo conocimiento intuitivo recíproco que se produce cuando dos almas se encuentran. Elegí el título Cióse to the bone (Cuando pasa de castaño oscuro) para un libro que escribí sobre enfermedades terminales porque sabía que la perspectiva de la muerte despierta las fibras más sensibles de los pacientes y de aquellos que los aman; y además conecta con su alma. A veces, la gente necesita sufrir una enfermedad terminal para darse cuenta de ello, y en ocasiones sólo durante los últimos meses o años de la vida de una persona el alma brilla y se refleja a través de la transparencia de un cuerpo enfermo. La ausencia de palabras para denominar algo obstaculiza su evolución, y eso es lo que consigue la denigración de las palabras que van asociadas a las mujeres. Nos vendría bien, para profundizar en el tema, aprender un poco de griego. Los griegos poseen dos palabras para denominar el conocimiento: logos y gnosis. Lo que aprendemos a través de la educación y la investigación científica es logos. Lo que, en cambio, aprendemos gracias a los sentimientos intuitivos y las experiencias místicas o espirituales es gnosis. El logos es racional, objetivo, lógico, expresable en palabras o números, mientras que la gnosis es subjetiva, no racional, no verbal, dotada de matices, expresable a través de la poesía, las imágenes, las metáforas y la música, y a menudo no es demostrable por naturaleza. Cada experiencia sagrada es subjetiva: el sentido de unicidad con el universo, o bien con la divinidad, la adoración espiritual, un momento intemporal inspirado por la belleza, la captación del momento espiritual y la gracia son gnosis. Indescriptibles, aunque profundamente transformadoras, son las experiencias anímicas. Las ancianas confían en su voz interior a partir de experiencias como éstas.

Jean Shinoda Bolen
#pupilarroude #meditación #respiracionconsciente #desarrollopersonal
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s