PARA HACER JUNTOS

DÁMELO TODO / DAME LO QUE TIENES Y ERES Y YO PUEDO COMPENSAR, PARA MANTENERME EN MI DIGNIDAD


garriga6

Anuncios
CALEIDOSCOPIO

Palabras a la hora del te


relax2-culturainquietaUna mujer sana se parece mucho a una loba: robusta, colmada, tan poderosa como la fuerza vital, dadora de vida, consciente de su propio territorio, ingeniosa, leal, en constante movimiento. En cambio, la separación de la naturaleza salvaje provoca que la personalidad de una mujer adelgace, se debilite y adquiera un carácter espectral y fantasmagórico. No estamos hechas para ser unas critaturas enclenques de cabello frágil, incapaces de pegar un salto, de perseguir, dar a luz y crear una vida. Cuando las vidas de las mujeres se quedan estancadas o se llenan de aburrimiento, es hora de que emerja la mujer salvaje; es hora de que la función creadora de la psique inunde el delta.

Clarissa Pinkola Estés
Mujeres que corren con los lobos (Introducción)

 

CALEIDOSCOPIO

Vení a transformarte y formarte este año junto a nosotros.


formacion 1.png

La Facilitación de Procesos de Transformación Consciente, es una herramienta útil para acompañar procesos personales.
Un Facilitador de Procesos de Transformación Consciente, acompaña al consultante para que este reconozca su deseo vital, defina objetivos, conecte con su fortaleza y lleva a la acción lo aprendido. Avísanos qué venís a tuspreguntasnomolesta2017@gmail.com
Te esperamos con los brazos abiertos.
Pupi Larroudé y equipo
#pupilarroude #meditación #respiracionconsciente #desarrollopersonal#tarot #astrología #FPTC

CALEIDOSCOPIO

CADA PASO TE DEVUELVE A LA VIDA


0014462036

«En el aquí, en el ahora» es el discurso de la vida. Es el lugar al que regresamos —nuestro verdadero hogar—, donde nos sentimos en paz, seguros y felices, el lugar donde podemos contactar con nuestros ancestros, nuestros amigos, nuestros descendientes. La práctica de la meditación consiste en regresar a ese lugar. Cada paso nos devuelve a la vida en el momento presente.
Por favor, intenta practicar una meditación andando lenta y compruébalo por ti mismo. Cuando inspires, da un paso y di: «He llegado». Hemos de invertir el cien por cien de nuestro cuerpo y nuestra mente en nuestra respiración y nuestros pasos para ser capaces de decir que hemos llegado y estamos en casa. Si tu concentración y atención plena son sólidas, lo lograrás de forma total y estarás plenamente en casa en cualquier lugar en el que te encuentres.
Si no has llegado a casa al cien por cien, en el aquí y el ahora, ¡no des un paso más! Permanece ahí y respira hasta que puedas detener el vagabundeo de tu mente, hasta que realmente te instales por completo en el instante presente. Entonces podrás esbozar una sonrisa de victoria y dar otro paso, con la frase «Estoy en casa».
Los pasos sólidos de este tipo son las impresiones del sello regio de un decreto real. Tu pie está grabando en la tierra una huella: «He llegado; estoy en casa». Caminar así genera las energías de la solidez y la libertad. Te pone en contacto con las maravillas de la vida. Te alimenta; te cura. Conozco a personas que han sido capaces de sanar de algunas enfermedades practicando la meditación andando incondicionalmente.
«Soy firme; soy libre» significa que los fantasmas del pasado no te arrastran y que no te arrojas hacia el futuro; eres tu propio dueño. Pronunciar estas palabras no es autosugestionarse o hacerse ilusiones. Cuando eres capaz de habitar el presente, haces tuya la verdadera solidez y libertad. Eres libre del pasado y el futuro, no te apresuras como un poseso. La solidez y la libertad son la base de la felicidad real.

Thich Nhat Hanh
La paz está en tu interior

#pupilarroude #counseling #desarrollopersonal #coachespiritual

CALEIDOSCOPIO

Soledad


12742140_818606364932015_1508662435599665855_n

Cuando pensamos qué es lo que falta en nuestras vidas, tal vez llegamos a la conclusión de que ¡somos nosotras! Oh, desde luego funcionamos bien. Hacemos lo que hay que hacer. Incluso somos eficientes e imaginativas en ocasiones, pero muchas veces nos sentimos como zombis llevando nuestra rutina sobre rieles bien engrasados. Hemos perdido el contacto con nosotras mismas, y no hay nada más solitario que esto.
Cuando hemos perdido el contacto con nosotras mismas, nada externo nos puede ayudar. Esposos, amigos/as, trabajo… nada puede sustituir lo que falta cuando nos hemos separado de nuestra «fuente interna de poder». Faltamos nosotras, y la única manera de remediar este problema es encontrarnos de nuevo. Encontrarnos toma tiempo. Es un arduo trabajo y vale la pena hacerlo.
Yo buscaba por todas partes lo que faltaba en mi vida, y entonces descubrí que era yo.

Anne Wilson Schaef

#pupilarroude #desarrollopersonal #counseling #coachingespiritual

CALEIDOSCOPIO

La Doncella Rey


12642721_808723419253643_4470327004474439934_n

Muchas personas están minadas por la pérdida de conexión con su propia energía de vida en su propio cuerpo. El juicio patriarcal de los padres y las madres las ha separado dejando un rastro de heridas en hijos e hijas. Si a sus deseos naturales se les enfrentaba un constante «no», poco a poco desconectaron de su propio «yo deseo» que reside en el chakra de la supervivencia, simplemente para agradar. En la infancia, el «yo deseo» es indistinguible del «yo necesito». Siendo ya adultos, observan a otras personas que parecen amar la vida y se preguntan por qué ellos no la aman. Desde que eran niños pretendían evadir el deseo. El lugar en que sitúan el deseo es falso; su deseo no procede de sus instintos naturales; por ello, esos instintos no pueden ser satisfechos. Como sus cuerpos no expresan deseos que procedan de sus instintos naturales, caen en deseos desnaturalizados, deseos impulsivos que los abruman con estupor y que se manifiestan como adicciones. Ansían comida que no les nutre, bebidas que no les aportan ningún espíritu, sexo que no les conduce a la unión. Como su cultura adora la materia y menosprecia el alma, concretan la metáfora y literalizan la vida. Tienen hambre de alimento, de alimentos con alma; están muriéndose de hambre de dulzura, del alimento Madre que les vuelva a conectar con aquello para lo que han nacido. Tienen sed del espíritu y su anhelo es de unión. Añoran la conexión con su propio «yo deseo» que brota de las aguas de la vida dentro de su propio cuenco pélvico. Esta terrible negación de quiénes son personifica la ausencia de la madre natural o positiva.

Marion Woodman

CALEIDOSCOPIO

Me pregunto, ¿qué va a suceder ahora?


caleidoscopio

Creo que a cada anciana le podría venir a la memoria un dicho o algunas palabras que describieran algo aprendido gracias a la experiencia (y que nos iría muy bien reflexionar sobre ello). Una vez me recordaron que una de mis frases recurrentes era: «Me pregunto qué va a suceder ahora». Fue una amiga que partía de viaje, un viaje impredecible con un grupo de gente cuyas relaciones mutuas eran muy tensas. Al marcharse, me comentó: «Me llevaré tu mantra conmigo». Hace años, en plena transición personal hacia la edad madura, me oí pronunciar estas palabras, porque lo único que me parecía predecible era lo impredecible que resultaban los acontecimientos diarios. Desde entonces, encuentro que son las mejores palabras, y la mejor actitud, que podemos adoptar para atravesar aguas turbulentas y tempestades que se desencadenan cuando las personas pasan por épocas que les cambian la vida y que pueden llegar a alterar su manera de ser. Toda aquella que piense que tiene derecho a una navegación más calmada, a un alojamiento mejor o a una compañía distinta, en plena transición fundamental de la vida, será mejor que deje de maltratarse con tales ideas. De otro modo, se lamentará y no estará preparada para crecer y cambiar. Espero que sabré preguntarme «¿qué va a suceder ahora?» cuando la última y definitiva transición de la vida hacia lo que sea que viene después me sobrevenga. También espero que las palabras estampadas en el póster de la hermana Corita resulten ser verdaderas: «…que las normas serán justas, y que habrá sorpresas maravillosas»; porque el final de la etapa de anciana es un misterio o un velo que cada una de nosotras atravesará sola para dirigirse hacia algo o hacía nada. Pienso en las tres fases de la luna y en las tres etapas de la vida de una mujer: creciente, llena y menguante, y entonces advierto que la luna pasa por una fase final del ciclo; la luna menguante de la anciana va perdiendo definición, hasta que desaparece y se convierte en la oscura luna nueva. Esta oscuridad es el misterio final que sobreviene al final de la etapa de anciana de nuestras vidas. Como seres espirituales que recorren un sendero humano, lo que hagamos en el terreno del alma durante la tercera etapa será, sin lugar a dudas, lo más importante. La sabiduría, la compasión, el carácter, lo que hagamos con la vida que nos dieron, lo que aprendimos, y aquello en lo que nos hemos convertido, todo eso importa. Sabiendo además, como incluso la ciencia confirma, que formamos parte de un universo interconectado en el cual el más ínfimo movimiento del ala de una mariposa puede influir realmente en el sistema entero, puedo imaginar que cada una de nosotras genera ondas de influencia a través de la persona que somos, de lo que hacemos, de si amamos y rezamos, y, que llegado el día, lo sabremos. Un fuerte abrazo.

Jean Shinoda Bolen
#pupilarroude #meditación #respiracionconsciente #desarrollopersonal